Violencia de género y maltrato animal

Con motivo del Día Internacional contra la Violencia de Género (25N), os queremos hablar de la relación existente entre el maltrato animal y la violencia de género.


La evidencia científica avala la existencia de esta relación, donde por ejemplo Ascione en 1998 ya lo mencionaba en sus estudios: El 71% de mujeres que entrevistó en centros de acogida refirió que sus parejas o ex-parejas habían amenazado, herido o incluso matado a alguna de sus mascotas. Y en la actualidad, este tipo de situaciones se sigue repitiendo. Respecto a estos datos, las investigaciones mencionan que el maltrato animal supone un factor de riesgo a la hora de abrir el camino hacia otras formas de violencia tanto dentro como fuera del entorno familiar (Flynn, 2000).

Hablamos por lo tanto, de Maltrato animal Instrumental, ya que en este caso, el agresor puede utilizar a las mascotas (al igual que a veces ocurre con los hijos/as o con bienes preciados) para hacer sufrir, ejercer control y humillar a la pareja. Además, cuanto mayor sea el vínculo que la mujer tiene con el animal, mayor será el sufrimiento psicológico ocasionado (Bernuz-Beneítez, 2015). También es importante tener en cuenta que esta violencia se puede seguir ejerciendo aún cuando se ha puesto fin a la relación, ya que el agresor puede utilizar a la mascota para forzar a la mujer a guardar silencio o a quedarse en el domicilio familiar. Esto agrava más la situación, ya que en la mayoría de servicios de acogida no se permite la entrada de mascotas, y por ello muchas mujeres se ven obligadas a permanecer junto al agresor para evitar que el animal sufra daños.

No obstante, poco a poco vamos avanzando. Actualmente, desde el gobierno se baraja la posibilidad de considerar el maltrato animal como un agravante de la violencia de género, y también existen programas de protección como VioPet, desde el cual se acoge a las mascotas de mujeres que sufren violencia de género.


Por todo ello, desde ISCANA nos posicionamos contra estas violencias y consideramos que es de vital importancia diseñar estrategias que permitan prevenir, detectar y aplicar medidas de protección eficaces tanto para la mujer, como para los niños, niñas y animales implicados en las agresiones.


Bibliografía:

  • Ascione, F.R. (1998). Battered women’s reports of their partners’ and their children’s cruelty to animals. Journal of Emotional Abuse, 1(1), 119-133.

  • Bernuz-Beneítez, M. J. (2015). El maltrato animal como violencia doméstica y de género. Un análisis sobre las víctimas. Revista de Victimología, Vol. 2, 97-123.

  • Flynn, Cl.P. (2000). Why family professionals can no longer ignore violence toward animals. Family Relations, 49, 87-95


22 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo