Huella Amiga

Y seguimos con las despedidas y cierre del curso 2017-18

“Huella amiga” surge de la intención y el interés de ASMISAF, de aunar dos elementos como son la intervención socioeducativa asistida con l@s perr@s y crear un entorno significativo para el desarrollo personal. Para ello el equipo de la entidad nos traslada una consigna muy concreta:

uno de los objetivos generales ha de ser el fomento y mejora de las relaciones interpersonales entre las personas participantes.


Conscientes de la dificultad que suponen unas relaciones personales saludables, decidimos diseñar las actividades basándonos en el refuerzo positivo, la comunicación, el respeto y la empatía como premisas de base.


Por otra parte, realizar actividades y juegos a través de los cuales crear un clima de complicidad e intimidad de grupo donde poder sentir, desde la energía como equipo, hasta la de relajación escuchando nuestras respiraciones acompasadas o estrecharnos en abrazos colectivos donde percibir lo que otro puede sentir, de descubrir nuestras propias emociones y las de quienes nos rodean.

Así, con este equipaje, un jueves de cada mes el equipo ISCANA (canino y humano) cogemos los bártulos: conos, aros, puzles, cajas, plantas aromáticas, instrumentos musicales… y nos dirigimos a la Alquería de la Condesa, al Centro Ocupacional de Asmisaf, con objetivos definidos:


COMUNICARNOS MIRARNOS TOCARNOS ABRAZARNOS JUGAR “HACER PANDILLA” REÍRNOS RELAJARNOS RESPIRAR


¡¡¡SENTIRNOS BIEN!!!


En el espléndido Patio del Centro, rodeados de árboles, vegetación y hasta huerta, hemos ido acudiendo a nuestra cita mensual


Con Lu y Piccolo hemos hecho circuitos alegres y dinámicos como ellos; con Edek, voluntarioso y fuerte, hemos aprendido habilidades caninas; y con Mel, mimosa y tranquila, hemos ensayado caricias y masajes y ha hecho de modelo y guía para que reconozcamos nuestro propio esquema corporal y el de los demás.


Y siempre acompañando, motivando a la actividad, al descubrimiento de sentimientos y emociones, del gesto y del contacto físico.


Hemos aprendido a expresar con mucha alegría lo bien que me siento, hemos intentado ser pacientes y respetar los distintos ritmos del equipo canino, incluso hemos formado por unos minutos una disparatada orquesta, con instrumentos sorprendentes, que no sólo escuchamos con los oídos.


También nos convertimos un día en intrépidos exploradores, fuimos a descubrir tesoros a la playa de Oliva, con los que hicimos un Mandala mágico.

Y en el Monestir de Llutxent, hemos vivido nuestra última aventura de esta temporada, donde nos despedimos de momento con un gigantesco y apretado abrazo y besos, besos, besos.


El equipo ISCANA: Mel, Pícolo, Lu, Edek, Teresa, Carol, Miguel, Adrià, Kriss, Rosa, Diana y Bárbara queremos dar las gracias a quienes, en todo este camino, han sabido crear una huella amiga; siempre con el apoyo de sus monitoras ocupacionales Natali y Encarna.


¡GRACIAS!

0 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo